POEMAS DE ISABEL MIRALLES

E. Munch, Tren de Humo

***

 

 

DEMASIADO TARDE

 

Qué tarde

nos llegó el amor,

amor, qué tarde...

que sin buscarlo, ni desearlo,

nos encontró

cuando el trigo ya estaba trillado

y la siembra realizada

 

Cuando nuestros caminos en paralelo

recorrían diferentes destinos;

cada uno con nuestro equipaje,

cada uno en distinto tren

y con el billete sellado

¡Ay, amor!

quién fuera gaviota

para poder volar

y alcanzar el mismo destino

 

¡Qué tarde nos alcanzó el amor, qué tarde!

 

 

Isabel Miralles

7-11-2008

 

 

Dejad vuestro saludo en el libro de vistas. Gracias

Eres el visitante número:

 

 

 

 

volver